top of page
Andando_Planta-02_edited.png
Andando_Planta-02_edited.png

Hace más de veinte siglos, el filósofo, escritor y orador romano Marco Tulio Cicerón, sostenía que 

“La Gratitud no solo es la mayor de las virtudes, sino la madre de todas las demás”.

Casi dos mil años después, la ciencia ha corroborado la veracidad de sus observaciones:

decidir deliberadamente mirar la vida con Gratitud, con la intención de reconocer y valorar la realidad,

y de responder ante ella, es una cualidad sumamente benéfica que tiene un fuerte impacto en la

calidad de vida, no solo de quien la practica, sino también de quienes le rodean.

 

La cantidad de beneficios que otorga el mantenerse en una Actitud de Gratitud son tantos, que parecerían entrar en la categoría de “lo demasiado bueno para ser verdad”, mas basta una simple búsqueda en internet para encontrar un sinnúmero de estudios e investigaciones científicas que los sustentan, ahí

se pueden consultar sus métodos, análisis, descripciones y todo tipo de detalles.

Entre algunos de los hallazgos más importantes, vale resaltar el hecho de que está comprobado que practicar con frecuencia la Gratitud, contribuye a:

  • Aumentar los niveles de energía

  • Ayuda a dormir mejor

  • Fortalece el sistema inmunológico

  • Disminuye el riesgo de padecer enfermedades

  • Reduce los niveles de estrés y depresión

  • Decrementa la inflamación celular

  • Ayuda a mantener en condiciones óptimas la presión sanguínea 

 

Además, no es necesario ser experto en algún área, para notar que el simple hecho de agradecer, genera una sensación instantánea de bienestar.

"No es lo que tenemos,
sino lo que disfrutamos
lo que constituye
nuestra abundancia."

EPICURIO

(342-270 A.C.)  /  Filósofo griego

bottom of page